Día Mundial Sin Tabaco 2013

Hoy, 31 de mayo se celebra una fecha muy especial. El Día Mundial Sin Tabaco es una fecha perfecta para reflexionar sobre lo importante que es aprender a vivir lejos del humo del tabaco, un hábito que genera una adicción y una dependencia que es dañina no sólo para quien la sufre sino también, para las personas del entorno ya que el tabaco, afecta también a los conocidos como fumadores pasivos.

Sin duda, hemos avanzado mucho en este contexto, gracias a que la Ley Antitabaco hoy día ya no se fuma en bares y restaurantes. Algo que protege a todas las personas pero especialmente, a los más pequeños de la casa que tienen todo el derecho del mundo a crecer en un espacio sin humos.

Existen muchas personas que han dado el paso valiente de dejar de fumar. Un paso que implica un claro convencimiento. Es verdad que no es sencillo dar este paso porque como todo cambio, implica un gran esfuerzo y capacidad de adaptación.

La Organización Mundial de la Salud quiere concienciar en el Día Mundial Sin Tabaco sobre los efectos negativos que produce en el bienestar del ser humano en tanto que existen enfermedades que pueden estar derivadas del consumo de tabaco.

Esta fecha se celebra desde el año 1989. El tabaco tiene un carácter adictivo gracias a sustancias como la nicotina. Hoy es un buen día para dar el paso valiente de dejar de fumar y no seguir poniendo excusas creyendo que siempre existe un momento mejor para ello.

Este año la ONU prohibe la publicidad y el patrocinio del tabaco. Según afirmó el secretario general de la ONU: “Al reducir la exposición de la gente a la publicidad del tabaco reducimos las posibilidades de que terminen fumando”. La prohibición de la publicidad es una de las medidas más eficaces para dejar el tabaco.

Despedimos el mes de mayo ylo hacemos con una fecha que tiene un claro carácter social vinculado con la salud. Los padres de adolescentes también tienen que dialogar mucho con sus hijos para que aprendan a decir no al tabaco porque el mayor riesgo es comenzar a fumar.

Fuente: El Norte de Castilla