El cantante Dani Martín acudió durante un año al psicólogo

Dani Martín acudió durante un año al psicólogo

Dani Martín es uno de los cantantes más queridos de nuestro país, especialmente, entre la gente joven. Pues bien, en esta ocasión, el artista ha abierto un poquito más su corazón y se ha dejado conocer. En la prensa rosa, Dani Martín fue conocido por haber sido pareja de la guapa presentadora de Sé lo que hicisteis, Patricia Conde que ahora es una de las actrices de BuenAgente.

Sin embargo, Dani Martín sufrió un duro golpe en el 2009 cuando en una llamada de teléfono le informaron de que su hermana Miriam había muerto. A partir de ese instante, su forma de ver la vida y la existencia cambió hasta el punto de que se dio cuenta de que mucha gente de su alrededor no merecía la pena.

La relación que Dani tenía con Miriam era muy especial ya que fue ella quien cuidó de él durante la infancia ya que sus padres trabaajaban. Así lo recuerda el cantante: “Ella fue quien me crió porque mis padres trabajaban. Cuando volvíamos del colegio, era la que me hacia la merienda, y la que estaba conmigo, la que me cuidaba”. Por eso, cuando el 9 de febrero de 2009 recibió la llamaba que anunciaba su muerte, su vida cambió. “La muerte de mi hermana ha sido como si me dieran un hostión”.

Tal fue el dolor y el golpe psicológico sufrido que Dani Martín tuvo que ir al psicólogo durante un año, hacer terapia, hablar de sus sentimientos y dar tiempo al tiempo para poder hacer frente a una pérdida que todavía hoy sigue sintiendo. La muerte de un ser querido es una de las más difíciles de la vida, por ello, seguro que el ejemplo de Dani Martín puede servir de ayuda a todos aquellos que estén pasando por algo parecido en este momento. Existe luz al final del túnel.

Dani Martín también ha dado su opinión sobre un tema muy vinculado con la salud: las drogas. Muestra su rechazo total aunque no niega haberlas probado en algún momento: “Gracias a Dios que he probado las drogas, porque de esa forma he sabido lo que quería  y lo que no quería”. Una elección acertada pero aún así, a la gente joven lo que se le debe decir es que es mejor ni siquiera probar las drogas.

Imagen: Vanitatis