Los consejos que necesitas para combatir los problemas de circulación en las piernas

Nuestras piernas son parte fundamental de nuestra vida. Estamos diseñados biológicamente para sacarle todo el provecho a esta parte de nuestra anatomía y hemos evolucionado para depender de ellas. Nos permiten movernos, un don que muy pocas personas se paran a pensar, pero es tan fácil de apreciar que basta con tomar un paseo.

Es precisamente aquellas capacidades que se dan por sentadas las que más duelen cuando nos las quitan. Y es nuestro deber cuidar de nuestras piernas para que no sufran de las muchas dolencias que nos asaltan de manera frecuente.

Una de las dolencias más comunes son las molestias a causa de la mala circulación en nuestros miembros inferiores, que mal tratadas o ignorándolas más de la cuenta pueden causar molestias arañitas, varices (no solo problemáticas por resultar antiestéticas, sino porque pueden llegar a doler) y graves síntomas que pueden resultar incapacitantes como la trombosis.

Una vez sabemos esto, es nuestro deber ponernos manos a la obra y hacer todo lo que este en nuestra mano para cuidar una parte de nosotros que resulta fundamental en nuestra vida social y en nuestro estado de ánimo. Para conseguirlo, aquí vienen unos cuantos consejos para mejorar la circulación de las piernas.

El deporte y los masajes ayudan

Lo primero que debemos hacer (y ya no solo estamos hablando de las piernas) es procurar hacer ejercicio; sin pasarse, no queremos quitar las varices para desarrollar otro problema diferente. Dos buenos deportes fáciles de practicar son la natación y la bicicleta. De esta manera mantenemos la circulación activa y los músculos funcionando.

Eso sí, para evitar estancamiento de sangre en nuestras piernas, es recomendable elevarlas para contribuir al retorno venoso en el momento de descansar después de hacer el ejercicio. También es aconsejable no exponer las piernas a grados de calor demasiado elevados, así como el uso de prendas demasiado ajustadas, estos son factores perjudiciales en general, pero especialmente dañinos mientras hacemos deporte.

Los masajes son beneficiosos en general. Pero deben realizarse de manera profesional, evitando la dureza y la presión desmedida.

Mantener una nutrición sana es fundamental

Si tienes problemas de circulación, uno de los principales alimentos que te recomendarán los profesionales será la vitamina E. Aunque si quieres un refuerzo externo extra, siempre puedes contar con la ayuda de la Crema de pimienta de cayena, perfecta para aplicarla directamente en la zona afectada.

La vitamina B3 (Niacina) es especialmente eficaz para relajar los vasos sanguíneos, lo que resulta de gran ayuda con problemas de circulación. De la misma manera, quizás nos interese probar el extracto de Alcachofa, que disminuye la presión arterial y previene la arteriosclerosis.

Republished by Blog Post Promoter